Semana Internacional de la Crianza en Brazos 2012: Portear una tradición

Seguimos con las celebraciones, esta vez la de la SEMANA INTERNACIONAL DE LA CRIANZA EN BRAZOS con el lema “Portear una tradición“, #portearunatradicion o Carrying on Traditions, lema de la asociación que promueve la celebración, la Babywearing International.

Este lema quiere demostrar que el porteo no responde a modas sino que es algo que ha existido siempre, en la manera de criar a sus hijos de las mujeres a lo largo de muchas culturas, donde trabajar y criar a los hijos eran casi impensables por separado.

Tras unos años donde los productos comerciales han dominado y casi encauzado la manera de criar a nuestros hijos, poco a poco se han ido haciendo hueco de nuevo los portabebés tradicionales ya no solo como un mero instrumento de porteo sino como una manera de crianza en sí misma. Además, pese a todos los adelantos, es increíble cómo las marcas comerciales más conocidas no han logrado acercarse ni de lejos a los beneficios que los portabebés tradicionales ofrecen, tanto físicos como emocionales para ambos (porteador y bebé), motivo por el que han sido pequeñas marcas y fabricantes artesanales quienes han sacado a flote este vestigio del pasado que a muchas nos ha facilitado la vida y llenado nuestra crianza.

Portear va más allá del simple hecho de cargar a nuestros bebés, es una manera de disfrutar de nuestra maternidad/paternidad y crianza que nos permite interactuar con nuestro bebé directamente, sin  distancias, sin interferencias. No es sólo llevarlos bien pegados, de manera que puedan sentir el calor de nuestro cuerpo, el latido de nuestro corazón, sino que puedan escuchar nuestra voz, mirarnos directamente a los ojos, hablarles al oído, coger sus manos, besarles sin descanso, son sensaciones que nos hace disfrutar plentamente de la crianza de nuestro bebé. Además a ellos les reporta confianza, seguridad, saben que allí no les pasa nada, es el refugio perfecto.

El porteo es uno de los inventos más antiguos, que surgió de la propia necesidad de las familias, bien por llevar vidas nómadas o tener que huir de los posibles peligros, bien para buscar alimento o realizar las tareas necesarias sin desatender a los hijos. Pero el porteo no es una vuelta al pasado, pese a todos los inventos y modernidades seguimos tendiendo la necesidad de transportar a nuestros hijos, de trabajar para alimentarlos, de realizar nuestras tareas cotidianas mientras los antendemos.

Pero sobre todo, son los propios bebés los que necesitan nuestros brazos para sentirse seguros, y es algo que seguramente les llevamos negando demasiado tiempo por convencionalismos y prejuicios sociales. Portear y criar en brazos no es una mala costumbre, mucho menos una mala crianza: es una forma más de criar a nuestros hijos, de disfrutarlos, de crecer con ellos, y es hora de ir desterrando viejos prejuicios que solo conducen a limitarnos en nuestros deseos como padres, porque sigue habiendo muchos padres que, deseando coger a sus bebés en brazos, no lo hacen por el temor a algo que es incierto, el tópico de la malcrianza.

Por eso es importante no solo en esta semana en especial, sino día a día, resaltar lo beneficioso que resulta el porteo, darlo a conocer y sobre todo normalizarlo.

Como rezaba el lema del 2011, es un mundo lleno de posibilidades.

Dejar un comentario