¿Qué es un portabebé ergonómico?

El porteo cada vez está más presente en la crianza de nuestros hijos, y los portabebés ergonómicos son un elemento fundamental para disfrutar de esta experiencia. El concepto deportabebés ergonómico cada vez suena más familiar pero, ¿sabemos qué significa realmente?, ¿por qué es tan importante este concepto a la hora de portear?. Vamos a intentar despejar todas las dudas al respecto para que sepáis por qué un portabebés es ergonómico y que lo hace diferente de otros tipos de portabebés.

Hace unos días tuvimos el placer de colaborar con el blog Pintando una Mamá en una entrevista, respondiendo a las dudas más frecuentes sobre este tema. Aprovechamos la información dada allí para compartirla en nuestro blog y que os sea de utilidad a la hora de elegir un portabebés.

¿Qué significa el término “ergonómico”?

En la Wikipedia encontramos una definición completa y detallada sobre la ergonomía.

Para ceñirnos al concepto que nos interesa (la ergonomía en el ser humano) un producto ergonómico es aquel que se adapta a las características de la persona que lo va a usar teniendo en cuenta que sean eficientes en su uso, seguros, no cause patologías en el humano y que en la configuración de su forma indiquen su modo de uso y características. Ningún objeto es ergonómico por sí mismo, ya que la calidad de tal, depende de la interacción con el individuo. No bastan las características del objeto. (fuente – Wikipedia).

Según esto, un portabebé ergonómico será aquel que se adapte perfectamente a la fisionomía del portador y del bebé, respetando su postura natural y resultando para ambos cómodo y seguro.

Esto significa que es el portabebé debe tener un sistema que permita un ajuste punto por punto según la complexión del porteador y del bebé, sin forzar o predeterminar una postura contraria a la natural, ya que esto podría provocar incomodidad o daño.

¿Qué diferencia hay entre un portabebé ergonómico y un portabebé convencional?

Son tantas las diferencias entre un tipo y otro de portabebés que casi podría decirse que no tienen nada que ver.

La diferencia más reseñable, sin duda, es la posición que el bebé adquiere dentro del portabebé. En un portabebé convencional o una mochila colgona, como se dice comúnmente,  el bebé va colgado, su espalda está recta y todo el peso recae sobre sus genitales, de tal manera que las piernas se tensan y quedan estiradas; ésta es una posición antinatural, incómoda y perjudicial, ya que impide el correcto desarrollo de su espalda, cadera y piernas y daña la zona genital, que no está preparada para soportar tanto peso.

posicion-ranita-IHDI

Existe otro tipo de portabebés, los portabebés en forma de C que son como un saco o bolsillo, que tampoco se consideran ergonómicos porque la posición que adquiere el bebé en su interior no es la correcta; no es cómoda ni segura para él porque va acostado de tal manera que su barbilla está en contacto con su pecho, lo que puede dificultar su libertad de movimiento, su capacidad de respiración y llanto para pedir ayuda, lo que puede suponer un riesgo de muerte por sofocación o asfixia.

Además, este tipo de portabebés no se ajustan al cuerpo del portador por lo que el hecho de que el bebé no vaya pegado y bien sujeto al cuerpo de su portador hace que el portabebé cuelgue y se balancee, aumentando el riesgo de caída del bebé.

portabebes-C

En un portabebé ergonómico la postura del bebé es totalmente natural. Va erguido y pegado a su porteador, adoptando su espalda la forma de C al igual que en el útero materno y sentado de tal manera que todo el peso de su cuerpo recae sobre su culete; sus piernas están flexionadas, las rodillas quedan a la altura de su ombligo formando una M con respecto a su culete, lo que se conoce como “posición ranita”, una posición cómoda y totalmente respetuosa con su fisionomía que además garantiza el correcto desarrollo de su espalda, cadera y piernas.

mochila_emeibaby_evolucion_desarrollo_bebe

Colimaçon_naranja_1_BrazosyAbrazos

Con respecto al porteador, hay una gran diferencia entre los portabebés convencionales y los portabebés ergonómicos, sobre todo en lo que se refiere a carga y distribución del peso. Los portabebés convencionales, en este caso las mochilas, suelen constar de tirantes y cinturón estrechos, que se adaptan al cuerpo del portador en dos o tres posiciones predeteminadas; esto supone por un lado que el peso no se distribuya correctamente sino que sobrecargue zonas concretas, principalmente las cervicales, y no se ajusta punto por punto a la complexión del porteador sino que es el porteador el que debe adaptarse a alguna de las posiciones predeterminadas de la mochila; además, suelen contener piezas de plástico que se clavan en diferentes zonas, como la cadera o clavícula.

mochila-colgona

Los portabebés tipo saco o bolsillo en forma de C cargan sobre el cuello, aumentando no solo la sensación de peso sino centrando toda la carga en una sola zona, lo que supone en este caso un riesgo de lesiones cervicales.

En este tipo de portabebés (tanto en mochilas como en sacos-bolsillos) el bebé, al ir colgado en lugar de pegado al cuerpo del porteador, hace que el peso se multiplique (ya sabemos que a la hora de cargar peso, cuanto más pegado a nuestro cuerpo vaya, menor es la sensación de carga) por lo que, además de sobrecargar una zona en lugar de distribuir el peso equilibradamente, la sensación de peso es mayor.

En cuanto a seguridad, el porteador ve modificado su centro de gravedad al no llevar al bebé pegado a su cuerpo, siendo mayor el riesgo de pérdida de equilibrio y caída.

Los portabebés ergonómicos reparten el peso por todos los grupos musculares del tronco (hombros, espalda y cadera) sin sobrecargar ni dañar ninguna zona. Los tirantes o tiras son más anchos y acolchados o con más capas de tela, amortiguando el peso; permiten un ajuste punto por punto al cuerpo del porteador a la vez que se ajusta también al cuerpo del bebé quedando bien pegado a su porteador, lo que hace que el portabebés sea cómodo y seguro; esto revierte en que la sensación de carga sea menor y que parezca que se lleve menos peso del real, evitando el riesgo de lesiones y resultando más cómodo.

Lenny_Lamb_WovenWrap_MintTwig_2

BecoSoleilMicahPort

Además, el bebé va en una posición elevada acoplándose perfectamente al cuerpo de su porteador, que no verá modificado su centro de gravedad, y bien sujeto, siendo prácticamente imposible que pueda deslizarse o caerse.

La pregunta que todo el mundo se hace tras conocer esta información es…

¿Por qué se venden portabebés no ergonómicos si no son buenos?

La respuesta es muy sencilla, porque están homologados al cumplir unos stándares mínimos requeridos: no contener elementos tóxicos ni dañinos y aguantar hasta un peso determinado (según cada fabricante) sin que se rompa o el bebé pueda caerse.

Lo que no sabemos es por qué, con lo fácil (y probablemente más económico) que sería fabricar portabebés ergonómicos, las marcas de puericultura y muchas tiendas siguen apostando y recomendando este tipo de portabebés incómodos e inseguros.

 

En Brazos y Abrazos fomentamos el porteo seguro y es por eso que siempre recomendaremos los portabebés ergonómicos para ello. Porque no solo se trata de llevar a nuestros peques en brazos, sino de que sea de la manera más cómoda y segura para ambos, para que sea una experiencia placentera e inolvidable.

*Este artículo es propiedad de Brazos y Abrazos. No está permitido reproducir o copiar total o parcialmente el contenido de este texto salvo autorización expresa del autor. Si te interesa el artículo puedes compartir el enlace, referenciando siempre su origen y autoría original.

One Response to ¿Qué es un portabebé ergonómico?

  1. iveth rojas - Responder

    09/04/2015 at 1:02 am

    Gracias x la información. Muy burna y educativa para cuidar nuestros hijos

Dejar un comentario