Preguntas y respuestas sobre porteo II

En nuestro ánimo por atender a todas las dudas que surgen en torno al porteo como ya hacíamos en esta entrada, intentamos seguir dando respuesta a las preguntas más frecuentes al respecto.

¿Puedo portear a mi bebé prematuro?

Sí, y además es muy beneficioso porque el bebé necesitará estar en contacto directo con sus padres. Una de las terapias que se aplica al bebé prematuro es el método canguro en el que, como explicábamos aquí, el contacto permanente piel con piel de la madre y el recién nacido aporta innumerables beneficios: los bebés ganan más peso, estabilizan su ritmo cardíaco y sincronizan la respiración con la de su madre, regulan mejor su temperatura corporal, realizan mejor su función digestiva; tienen acceso directo a la lactancia materna, pueden mamar mejor y con mayor frecuencia al tener siempre el pecho al alcance de su boquita y beneficiarse inmediatamente de todas las maravillosas propiedades de la leche materna, una leche específica para ese bebé, la mejor leche para él.

El portabebés nos brinda ese contacto bebé-mamá sin límites.

Al ser más pequeñitos parecen más delicados e indefensos, por eso elegiremos un portabebés que respete perfectamente su anatomía, como fular elástico o tejido y bandolera, ya que son más envolventes y los que mejor se adaptan al bebé. Te ofrecemos nuestros consejos para portear a un bebé recién nacido.

¿Puedo portear a dos bebés a la vez?

Sí, pero antes de hacerlo es importante que domines el porteo y el uso del portabebés elegido para ello con un solo bebé. El porteo doble precisa de confianza a la hora de colocarse a los bebés correctamente, y experiencia en el uso del portabebés elegido, sobre todo si se trata de un fular, en cuyo caso es importante dominar bien el nudo a utilizar. Además, se debe verificar que el portabebés elegido, tanto si es uno como dos combinados, no moleste ni presione a ninguno de los bebés en su colocación y asegurarse de que la postura que adoptan ambos bebés es la correcta.

¿Cómo porteo a dos niños de distintas edades a la vez?

Habrá ocasiones en las que se nos presente la necesidad de portear a la vez a dos niños de diferente edad. Para ello, debemos elegir el portabebés adecuado para cada uno y colocarlos de manera independiente, que los portabebés se complementen sin que uno moleste ni presione al otro; o un portabebés que nos permita portear a ambos, en este caso un fular largo y con buen soporte, y que el nudo de cada uno no moleste ni presione al otro.

Lo más recomendable es colocar al mayor en la espalda, ya que cargaremos mejor su peso y el pequeño delante nos dejará más espacio y campo de visión.

No debemos portear en este caso si no estamos preparados para ello, si físicamente no podemos soportar la suma de sus pesos, si no dominamos los portabebés a utilizar o si uno de los dos peques no quiere ser porteado.

¿Hasta qué edad puede ser un niño porteado?

Siempre que el portabebés ofrezca el soporte suficiente y necesario para el niño y reparta y amortigüe el peso en el porteador de manera correcta, puedes portear hasta que tu bebé quiera ser porteado y mientras tú puedas cargarlo.

Utilizando el portabebés adecuado no hay un límite de peso o edad para portear, es una experiencia que depende de ambos y mientras sea disfrutada no hay motivo para renunciar a ella.

¿Puedo empezar a portear a mi niño que ya es grande?

Sí, aunque deberás “entrenarte” un poco para llevar el peso de tu niño sin problemas para tu espalda y elegir el portabebés adecuado para su peso y edad. Si no has porteado antes o no estás acostumbrado a ello, lo mejor es que, como en cualquier actividad física o deporte, comiences poco a poco, para acostumbra a tu cuerpo a cargar el nuevo peso. Si tu niño además no está acostumbrado a ser porteado, este “entrenamiento” le vendrá genial para adaptarse a la postura del portabebés y a ser llevado.

Aunque seguro que más de una ocasión tendrás que cogerlo “a pulso”, por lo que en un portabebés siempre lo llevarás mejor. Puedes leer nuestros consejos para portear a niños grandes.

Si porteo a mi bebé habitualmente, ¿querrá ser porteado siempre y por todo el mundo?

No necesariamente. Tu bebé estará acostumbrado a que lo portees tú, eso no significa que requiera lo mismo de los demás porque los demás no son ni su madre ni su padre. El porteo es más que ser llevado, implica una relación de apego especial entre ambos, por lo que lo normal es que incluso no quiera ser porteador por otra persona que no sea la habitual, al menos mientras sea un bebé pequeñito.

Si lo que te preocupa es que se acostumbre a ser porteado y cuando lo quieras dejar con otra persona que no lo vaya a portear, tu bebé llore, estate tranquil@, no te adelantes a los acontecimientos y espera a ver cómo reacciona llegado el momento.

Cuando comience a querer caminar y descubrir el mundo por sí solo no habrá portabebés que lo mantenga quieto mientras quiera disfrutar de la libertad del suelo.

¿Les gusta el porteo a todos los bebés?

Puede haber bebés a los que no les guste ser porteado, sobre todo si se les comienza a portear cuando ya están acostumbrados a ir en otra posición y sin contacto con su papá o mamá. Hay bebés que se acostumbran a ir despegados y libres a los que no puede gustar la sensación de ir pegados a sus padres y apretaditos.

Puede ser también que a la hora de ser porteado no se haya elegido el portabebés adecuado, que no esté bien colocado, la postura del bebé no sea la correcta o haya algo que le moleste – exceso de ropa, pañal sucio u otras situaciones de incomodidad – por lo que antes de desechar la idea de portear, es recomendable verificar que todo el portabebés se está usando correctamente.

¿Qué hago si mi bebé no quiere ser porteado?

Si tu bebé no quiere ser porteado, no lo obligues. El porteo debe ser algo satisfactorio para ambos, en el momento en el que uno de los dos no está a gusto el porteo no es disfrutado. Intenta probar otros portabebés, diferentes posiciones o nudos si usas fular, ir poco a poco, y si aún así tu bebé muestra rechazo, mejor que lo aparques por el momento.

Puedes probar de vez en cuando para ver si lo acepta, un bebé puede rechazar ser porteado en un determinado momento y, al cabo de semanas o meses, aceptarlo estupendamente. No pierdas la esperanza, muchos no han querido ser porteados de bebé y lo han disfrutado a tope de más grandes.

¿Cómo abrigo a mi bebé para portear?

Hay muchas opciones para abrigarse durante el porteo. Debemos tener en cuenta que, al ir en contacto directo con el porteador, el bebé no necesitará tanto abrigo porque nuestro calor corporal hará gran parte del trabajo. Lo importante es abrigar al bebé desde fuera y preocuparnos de cubrir sobre todo las partes del cuerpo que quedan al aire (cabeza, brazos y piernas).

Cuando el bebé aún es pequeñito es más sencillo porque ocupa poco espacio y puedes apañarte con trucos muy sencillos. Puedes usar un abrigo o chaqueta amplios, una capa o poncho con el cuello amplio, cubrir el cuerpo del bebé con una maxi bufanda, poner una mantita entre el portabebés y tu abrigo, son algunas de las soluciones caseras.

En niños más grandes puedes usar calentadores para proteger sus brazos y piernas, que es lo que queda al aire libre.

Y tienes la opción de hacerte con un cobertor de porteo con el que cubrirás a tu bebé desde el cuello hasta los pies, o un abrigo de porteo, en el que os cubriréis ambos con una sola prenda.

Como no, debes proteger la cabeza de tu bebé del frío con un gorrito.

 

 

 

Dejar un comentario