Portear al aire libre: portabebés ergonómicos para hacer senderismo

Portear nos permite realizar múltiples actividades, dentro y fuera de casa, necesarias o por puro placer. Nos abre un mundo de posibilidades y nos ofrece libertad de movimiento y acción.

portabebes-senderismo-meitai

Una de las preguntas frecuentes de los papás y mamás -más de los papás- es qué portabebés ergonómico es el más recomendado para realizar actividades en el exterior, sobre todo en la naturaleza: senderismo, caminar por el campo, la montaña, realizar excursiones o hacer el Camino de Santiago.

La respuesta a esta pregunta es bastante sencilla: cualquier portabebés bien usado te permite realizar este tipo de actividades.

Pero si esta actividad va a ser algo habitual, si se trata de papás entusiastas de la naturaleza que salen a caminar o hacer senderismo por el campo o la montaña asiduamente, podemos ofrecer algunos consejos y recomendaciones al respecto.

 

¿QUÉ PORTABEBÉS ES EL MEJOR PARA HACER EXCURSIONES O SENDERISMO CON LOS NIÑOS?

Si hacemos un poco de memoria o buscamos en el buscador de buscadores se nos viene a la mente este tipo de mochilas.

portabebes-montaña

 

Son fuertes, robustas, reparten bien el peso en el porteador y el niño va sentado en una posición cómoda y apta para su correcto desarrollo. Hasta ahí bien, cumple todo aquello que se requiere de un portabebés.

¿Qué inconvenientes tiene?

Pese a cumplir aquello que buscamos en un portabebés, hay determinados aspectos que no la hacen ser la mejor elección. Los más destacables:

- Requiere que el bebé se mantenga perfectamente sentado por sí mismo, por lo que su uso comienza a los 6-7 meses aproximadamente. Si tenemos un bebé de menor tiempo con el que perfectamente podemos salir a dar una caminata por el campo, no podríamos utilizarla.

- Solo se puede usar a la espalda, es la única posición que admite. Para atender alguna necesidad del niño, si no vamos acompañados tendremos que quitarnos la mochila y bajarlo para, por ejemplo, darle un poco de agua.

- Su peso, sólo la mochila con el arnés pesa una media de 3kg que debemos añadir al peso del niño, por lo que la carga sobre la espalda es mayor.

- Su altura, al sobrepasar -con creces- la altura de la cabeza y sobresalir de la espalda del porteador – el niño va separado del cuerpo del porteador y lo tira hacia atrás- puede modificar su centro de gravedad, es decir, puede desestabilizar al porteador y hacerle perder el equilibrio, por lo que el riesgo de caída es mayor.

- Los materiales que la componen, habitualmente estos portabebés están realizados con materiales sintéticos por lo que la transpiración y la circulación del aire no están garantizadas, lo que puede aportar calor y hacer sudar en exceso al niño.

- Su uso es muy limitado, sólo nos valdrá para hacer excursiones. No es un portabebés para tener en casa y usarlo cuando nos haga falta.

- Su dificultad de transporte-guardado, es un portabebés muy voluminoso que no cabe en cualquier lugar, lo que puede ser molesto no solo para guardarlo en casa sino para viajar -por ejemplo, en los viajes en avión habría que facturarlo, aumentando el coste del viaje-.

Si bien cumple los criterios básicos de confort y postura adecuada, hay diversos factores que pueden actuar en su contra, comparado con un portabebés ergonómico. Aún así, es una mochila apta para estas actividades y siempre será mejor que una mochila convencional -colgona-.

 

¿CUÁL ES EL PORTABEBÉS MÁS RECOMENDABLE PARA ELLO?

La respuesta es muy sencilla: aquel que reparta el peso de manera equilibrada en el porteador, que tenga un buen soporte para el bebé, pero sobre todo el que nos resulte más cómodo. Un portabebés ergonómico.

 

collage portabebes

 

Podemos portear y hacer senderismo de igual manera con un fular elástico, tejido, meitai o mochila ergonómica. Habrá que atender a las recomendaciones de uso de cada portabebés -según peso o tiempo del bebé- y elegir aquel que cumple con nuestras necesidades. Decidir si optamos por un fular tejido o una mochila ergonómica dependerá más -a parte del tiempo del bebé- de si preferimos hacer nudos o un sistema de ajuste y cierre automático. Pero cumpliendo las consideraciones de cada portabebés, podremos portear con total comodidad y seguridad.

Los portabebés asimétricos -bandolera, pouch, Suppori y similares – no se recomiendan en este aspecto porque caminar implica emplear cierto tiempo en ello, por lo que podríamos sobrecargar el hombro de reposo del portabebé. Portabebés como Suppori o Tonga tiene un soporte liviano y precisa no solo que el bebé mantenga perfectamente la postura sino que el porteador refuerce el soporte con su brazo. Si vamos a dar un pequeño paseo se pueden utilizar, si ya se trata de hacer una caminata larga, una ruta senderismo, una excursión por la montaña o una actividad como el Camino de Santiago, lo mejor es optar por un portabebés  que reparta el peso de manera conjunta y equilibrada.

Ventajas con respecto a la mochila de montaña:

- Tejidos naturales: algodón, lino, cáñamo, bambú, son tejidos transpirables y termorreguladores que permitirán mantener una temperatura óptima.

- Se adaptan perfectamente tanto al bebé como al porteador, garantizando una postura cómoda y segura en el primero, y el reparto equitativo del peso en el segundo.

- Sensación de ligereza: el hecho de que el niño vaya pegado y en total contacto con el porteador hace que se integre en el cuerpo de éste como una única masa, aligerando la sensación de carga de peso. Además, los portabebés ergonómicos destacan por su poco peso, que no suele exceder los 800 gr. en el portabebés ergonómico más pesado.

- Un portabebés para todo: no necesitaremos un portabebés solo para la montaña, el portabebés que usemos para hacer senderismo podremos usarlo para cualquier otra actividad diaria y cotidiana.

Fácil guardado: a pesar de que puede parecer engorroso un fular de 5 metros, un meitai con largos tirantes o una mochila con acolchados, podremos doblarlos o plegarlos para transportarlos y guardarlos cómodamente en una bolsita.

- Su versatildiad: poder usarlos en diferentes posiciones y contar con portabebés ergonómicos que se adaptan a todas las fases de desarrollo del bebé.

 

¿CUÁL ELIJO?

- Fular tejido: Se puede usar desde el nacimiento hasta con niños mayores, adaptándose al bebé perfectamente. Es envolvente, firme y con un excelente soporte. Reparte el peso de manera excepcional en el porteador y permite su uso delante, a la cadera y a la espalda.  Es el más versátil y la infinita variedad de posiciones y nudos nos permitirán cargar a nuestro bebé en función de las necesidades del momento, adaptando el nudo según queramos una o más capas de tela, más carga sobre los hombros o sobre el torso, buscando siempre la comodidad total. Tan versátil que además de para caminar con nuestro bebé, cuando estemos en parada podremos usarlo como mantita para cubrirlo, como manta para sentarnos en el suelo o incluso como hamaca o columpio si disponemos de dos buenos árboles para ello.

- Fular elástico: desde el nacimiento hasta los 9-10 kg aproximadamente, es un fular muy sencillo de utilizar, permite ser preanudado antes de colocarnos al bebé y sacarlo-volver a meterlo las veces que sea necesario sin deshacer el nudo. El porteo a la espalda con fular elástico se recomienda solo en porteadores con experiencia, soltura y seguridad en el manejo de fulares ya que hay que asegurar muy bien su ajuste y tensión para evitar sustos, ya que su elasticidad puede hacer que al no estar bien ajustado el bebé haga fuerza estirándose y se caiga, no pudiendo reforzar con nuestras manos al estar en la espalda. Los fulares elásticos 100% algodón o mezclas con bambú o cáñamo son muy frescos y transpirables, aptos para todas las épocas del año. Los que en su composición incluyen un pequeño porcentaje de fibra elástico son más calurosos dado que la fibra elástica aporta calor y resta capacidad de transpiración, desaconsejándose su uso en épocas calurosas.

- Mei tai: a partir de los 5-6 meses en función del desarrollo del bebé, su anudado es muy sencillo, ofrece un excelente soporte en el bebé y reparte el peso en hombros, espalda y cadera del porteador. Puede ser usado delante, a la cadera y a la espalda, es muy ligero y fácil de transportar.

- Mochila ergonómica: es el portabebés más fácil y práctico en su colocación gracias a sus cierres automáticos. Ideal para quien busca un portabebés sencillo de usar y huye de los nudos y metros de tela. Se recomienda a partir de los 5-6 meses del bebé según su desarrollo, ofrece un soporte excelente para el bebé y reparte el peso cómodamente en el portador, fundamentalmente en su cinturón, que es ancho y rígido, dejando que los hombros aligeren la carga y sean un punto de apoyo. Confeccionadas con tejidos naturales, el respaldo es transpirable y permite la circulación del aire, aunque en èpocas de calor el grosor y acolchado de los tirantes y cinturón pueden aportar algo de calor extra al porteador.

 

¿QUÉ POSICIÓN ES LA MÁS RECOMENDADA?

Cuando nos disponemos a hacer una excursión o salida al exterior debemos elegir el portabebés y la postura que nos resulte cómodo, nos permita caminar con libertad y con la que aguantemos el peso sin molestias durante el tiempo que vaya a durar.

Si se trata de dar una larga caminata o ir por lugares algo escarpados o de dificultad, la posición recomendada es el porteo a la espalda. Ello nos permitirá disponer de todo nuestro campo de visión libre, de toda nuestra movilidad delantera y cargar el peso en una zona más cómoda para la actividad a realizar. De esta manera no solo veremos perfectamente el camino a recorrer sino que evitaremos con mayor facilidad el riesgo de tropiezo y, en caso de caída hacia delante, dispondremos de nuestras manos para agarrarnos a algo o utlizarlas como escudo para frenar la caída sin miedo a dañar al niño.

 

Fular tejido LennyLamb sarga diamante modelo Natural & Red

 

Si porteamos con un meitai o mochila ergonómica es muy sencillo colocarnos al niño, cuanto mayor sea más fácil nos lo pondrá porque él mismo nos ayudará a subirlo y colocarse correctamente. Si la opción es un fular elástico o tejido lo recomendable es tener ya experiencia en el porteo, pues el porteo a la espalda requiere uso y práctica en el manejo del fular.

Si se trata de una ruta difícil quizás conviene no realizarla con un bebé pequeñín para evitar correr riesgos innecesarios. En todo caso eso queda a discrección de los padres y, en caso de hacerlo, el bebé podría ser porteado delante, dado que al no ser tan grande no nos limita tanto el campo de visión y al ser pequeño va más recogido y pegado a nuestro cuerpo, tenemos nuestros brazos como escudo y podemos atender sus necesidades de manera más inmediata.

Para saber más sobre el porteo a la espalda, en esta entrada te lo explicamos con detalle.

Si se trata de dar un paseo, caminata o ruta sin dificultad o breve, podemos elegir la posición que nos resulte más cómoda. Portear al niño delante nos permitirá interactuar más con él y mostrarle el lugar, animales o vegetación de la zona, al igual que en la cadera, donde dispondremos de más espacio y más movimiento sin perder el contacto visual con el niño. A la espalda es igualmente cómodo siempre que manejemos al niño y el portabebés con soltura y seguridad.

Boba_vest_negro_delante_2

 

 UNOS CONSEJOS PRÁCTICOS

Para portear en el campo, la montaña o una actividad que implique caminar por senderos o caminos en plena naturaleza, bastan unos simples consejos:

- Usar calzado adecuado: que nos permita caminar con comodidad y seguridad, con buena sujección tanto al pie como al terreno para evitar tropezones o resbalones.

- Abrigarnos desde fuera: si hace frío y puede cambiar la temperatura a lo largo del paseo lo mejor es abrigarnos desde fuera, de tal manera que ante el calor podamos desabrigarnos con facilidad, sin molestar al bebé ni tener que quitarnos el portabebés.

- Si vamos a caminar con sol o viento, cubrir la cabeza del bebé con un gorrito y usar protecto solar en las partes del cuerpo expuestas al sol (normalmente brazos y piernas). Evitar las horas de fuerte sol o calor.

- Llevar a mano una botellita de agua para mantener al bebé fresco e hidratado.

- No olvidar una pequeña muda: en caso de que el bebé se ensucie o tenga un escape y el paseo sea largo o no podamos volver con facilidad al punto de origen para cambiarlo.

El principal consejo: disfrutad de la naturaleza y el aire libre con vuestros peques pues es una experiencia única y maravillosa que os abrirrá un mundo de posibilidades, y elegid un buen portabebés para ello.

2 Responses to Portear al aire libre: portabebés ergonómicos para hacer senderismo

  1. Daniel - Responder

    18/08/2015 at 6:32 pm

    Se os escapa un pequeño asunto, el tema de la seguridad en caídas.
    Desde mi experiencia en montaña con mochila ergonómica ergobaby y con una deuter como la de la foto, he de decir que sólo uso la ergonómica en rutas de senderismo extremadente fáciles, con buen terreno y sin pendientes.
    Cuando hacemos senderismo en la montaña casi nada de eso se cumple, por lo que usamos la deuter.
    La explicación esta en la posibilidad de dar un traspie y caerte de culetazo… Entonces será tu hijo quien reciba todo tu peso…
    La deuter y similares tienen una estructura metálica de aluminio que protegerá a tu hijo si te caes hacia atrás, y quien haya hecho un mínimo de montaña sabe que no es nada descabellado…
    Para todo lo demás mi ergonómica!

  2. lulo - Responder

    04/12/2015 at 12:09 am

    Senderismo de 10min con tus propuestas si. Para hacer sendersimo de verdad infinitamente mejor las mochilas.

Dejar un comentario