Fular semielástico MamEco

El fular elástico es uno de los portabebés favoritos a la hora de portear, sobre todo para los papás y mamás primerizos que se quieren estrenar en el porteo desde el nacimiento de su bebé.

El fular elástico aúna dos cualidades que hacen que sea uno de los más elegido para portear a los bebés más pequeñitos, en especial por los papás y mamás principiantes: su adaptabilidad-suavidad, y la posibilidad de preanudarlo antes de ponerse al bebé en él.

Ya sabemos que no todos los portabebés ergonómicos están aconsejados para se ursados con bebés recién nacidos. El fular elástico se puede usar desde el nacimiento, ya que se adapta punto por punto a la fisionomía del bebé, respetando su postura natural -fetal con su columna formando una C- y asegurando que su cadera y piernas adoptan la posición ranita, la más favorable para el correcto desarrollo de la articulación de la cadera; y gracias a su porcentaje de fibra elástica -que hace que la tela ceda y vuelva a su posición, como una camiseta-  se pueda anudar de una manera más sencilla que el fular tejido, puesto que el preanudado permite colocar el  fular antes de ponernos al bebé en él, lo que supone un refuerzo de seguridad en padres inexpertos.

Boba_Wrap_Green_2

Sin embargo, la elasticidad hace que su tiempo de uso sea más limitado, ya que llegado un peso -entorno a los 10 kg aproximadamente- el fular comienza a tener lo que se conoce como efecto rebote, es decir, al ajustarlo y movernos con él el bebé rebota, signo evidente de que el fular ya no ofrece el soporte suficiente para garantizar la comodidad y seguridad del peque.

Entre los fulares elásticos y los fulares tejidos existe una categoría intermedia, la de los fulares semielásticos, que son los que están dotados con cierta elasticidad pero con la firmeza suficiente para abarcar más rango de uso en el tiempo. Y el más afamado es el conocido fular Mam Eco, fabricado en 55% cáñamo y 45% algodón ecológico, un fular suave, fresco y con un excelente soporte pese a su elasticidad.

MamEco_Set_beige_1

Es un fular dotado con cierta elasticidad sin necesidad de añadir ningún tipo de fibra elástica en su composición, ya que es el propio tejido el que facilita la extensión justa para poder realizar un preanudado y colocar al bebé en su interior con facilidad, garantizando un ajuste correcto y un soporte firme y seguro. Esto lo convierte en un fular muy versátil ya que aporta la practicidad de un fular elástico y la firmeza de un fular tejido, no tiene un rango de uso tan amplio como cualquier fular tejido pero sí mayor que el de cualquier fular elástico, resistiendo hasta los 18kg de peso. El cáñamo hace además que sea muy resistente, por lo que nos dará la confianza necesaria para portear a los bebés más pequeñitos con nudos de una sola capa de tela, y el soporte suficiente para portear a niños más grandes con nudos reforzados con dos o tres capas de tela.

Es un fular largo, con una longitud de 4,6m, la media de los fulares tejidos, más corto sin embargo que los fulares elásticos, que suelen medir entre 5´5,5m -dada la necesidad de aplicar más capas de tela para compensar la falta de soporte por la elasticidad-, y es algo más estrecho que la media de los fulares, mide 52cm de ancho, lo que lo hace más manejable a la hora de colocarlo y realizar el anudado pero permite hacer anudados de varias capas.

La mezcla de algodón con cáñamo propicia que sea un fular fresco y transpirable, ideal para las épocas de calor. El cáñamo tiene la capacidad de evaporar la humedad al exterior, rebajando la temperatura en su interior, y de retener el calor corporal y aprovecharlo para crear un confort ideal en invierno; por su capacidad termorreguladora siempre mantendrá en su interior la temperatura idónea según la época del año.

El distintivo de los fulares Mameco es el grabado que llevan en el centro, un original serigrafiado que no solo decoran la tela sino que además sirve de orientación a la hora de colocar el fular, ya que al localizar con facilidad el centro es más fácil que no se desnivelen los extremos de la tela y quede uno más largo que otro.

mameco-set berenjena

Es un fular que la familia que conforma Brazos y Abrazos hemos usado con frecuencia y que cumplen con creces las exigencias de portear a un bebé de 21 meses con un peso aproximado de 10 kg. Hay que tener en cuenta que a la hora de portear no solo influye el peso sino también el desarrollo del bebé, y que no es lo mismo un bebé de 12kg tranquilo y que a penas se mueve que una niña de 10kg que no para quieta, todo influye a la hora de cargar a nuestros peques en un portabebés ergonómico. En nuestro caso nuestra hija pesa relativamente poco pero es muy inquieta y se mueve mucho, y mientras que es impensable portearla en un fular elástico convencional porque se zafa de él con facilidad, el fular Mameco cumple a la perfección su papel pues ofrece la resistencia necesaria al movimiento de la niña a la vez que le garantiza una posición cómoda y segura, mientras que al porteador, en este caso yo misma, le resulta cómodo de llevar al repartir el peso equilibradamente entre los hombros y la espalda, abarcándola casi al completo con la tela totalmente estirada.

fotos portabebés3

 

En definitiva, es un fular totalmente recomendable ya que por su elasticidad resulta fácil y práctico a la hora de anudar, se puede usar desde el nacimiento con la gran ventaja de que su tiempo de uso es más amplio que el de otros fulares elásticos, garantizando un buen soporte, seguridad y comodidad, tanto para el bebé como al porteador, siendo además un fular fresco en verano y cálido en invierno. Todo lo que se puede esperar de un fular elástico y más.

One Response to Fular semielástico MamEco

  1. noe - Responder

    05/06/2014 at 8:17 pm

    hola,
    voy a ser de nuevo mama en pleno verano y estoy super liada para elegir fular. estoy entre el mameco, aldoria, gypsy mama y bambuleo. Dicen que el bambu es mas fresquito y suave que el cañamo.
    me ayudas y me sacas de dudas?
    besos y gracias.

Dejar un comentario