¿Cómo elegir el portabebés adecuado?

Son muchas las dudas que nos asaltan a la hora de comprar nuestro primer portabebés; hay mucha variedad donde elegir, diferentes tipos y modelos, y no sabemos cuál cumplirá con nuestras necesidades y expectativas. Pero hay una serie de pautas a seguir con las que nuestra decisión será mucho más sencilla si las tenemos en cuenta. En este artículo intentaremos resumir los principales factores que nos ayudarán a realizar la decisión más acertada.

 

 

NUNCA HE PORTEADO, ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

Para todo hay una primera vez, pero la maternidad es una etapa en la que hay muchas primeras veces en un período de tiempo pequeño, y portear a tu bebé es una de ellas.

Hay mamás y papás que lo tienen muy claro. Conocen los portabebés directa o indirectamente, por haberlos visto en familiares y amigos cercanos, por frecuentar blogs y foros de maternidad y crianza donde el porteo está a la orden del día; o bien no los conocen pero tienen claro que, sea de la manera que sea, quieren llevar a sus bebés bien cerca.

Hay otros a quien les cuesta más trabajo, que si bien conocen los portabebés no saben si a ellos les irá tan bien como a otros amigos o conocidos a quienes han visto portear, o bien  desconocen totalmente el mundo del porteo y ello les hace dudar sobre si realmente será tan cómodo y práctico como dicen.

Si nunca has porteado pero eres o vas a ser mamá/papá y te llama la atención o te planteas portear, pero te parece muy complicado, no tengas miedo, pues es mucho más sencillo de lo que parece.  Es cierto que hoy en día, afortunadamente, contamos con una gran variedad de productos donde elegir,  y eso puede hacer que nos sintamos perdidos en una primera compra, pero con la información suficiente la tarea de elegir tu portabebés no es tan difícil.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir mi portabebés?

Hay una gran variedad de portabebés que se adaptan a todas las etapas por las que pasan nuestros peques, desde su nacimiento hasta lo que se entiende como el “final del porteo”, sobre los 4 ó 5 años (que no significa que no se pueda portear a niños mayores o que no haya portabebés para niños mayores, pues el porteo se puede mantener mientras porteado y porteador quieran y hay portabebés apropiados para ello), pero hay portabebés que por sus características son más apropiados para un rango de edad específica.

Así  que en primer lugar debemos tener en cuenta la edad del niño que va a ser porteado y a partir de ahí centrar la selección en los portabebés recomendados para ese tramo de edad.

Evidentemente no todos los niños  son iguales, y dentro de la misma edad nos podemos encontrar niños más o menos grandes, más o menos gordos y más o menos desarrollados, lo que habrá que valorar  para hacer una elección correcta. Esto es importante  en aquellos portabebés que para ser usados dependen mucho de estos factores, como puede ser un fular elástico, que por su elasticidad en bebés más pesados o más movidos puede hacer el efecto “rebote” que nos indica que ya no da el soporte necesario para la seguridad del bebé, o las mochilas ergonómicas usadas antes de los 6 meses, pues pese a los reductores o adaptadores que algunos modelos incorporan para ser usados desde el nacimiento, no es el portabebés más recomendable para esta etapa.

Así que debemos tener en cuenta, además de la edad, el desarrollo físico del niño, para asegurarnos de que la postura de nuestro bebé es la correcta y su seguridad está garantizada.

Los portabebés tienen como misión principal poder cargar a nuestros peques sin que ni el niño ni el papá o la mamá sufra dolor o sensación de sobrecarga. El porteo nos permite llevar a nuestro peque de manera cómoda, repartiendo el peso equilibradamente y favoreciendo una postura fisiológica sana y segura para el peque. Podemos usar los portabebés para momentos puntuales (salir de casa, ir a la playa, a la compra, pasar la etapa del sube/baja cuando comienzan a andar) o bien para un porteo continuo, es decir, que el portabebés sea la principal manera de llevar al peque. Si bien todos los portabebés se caracterizan por ser ergonómicos, es cierto que hay un segmento, el de los portabebés asimétricos, que al cargar sobre un solo hombro no es el más indicado si la intención del papá o la mamá es portear siempre y en todo momento, pues al faltar un “punto de apoyo” se puede notar el exceso de carga sobre el hombro y hacer que el porteador se resienta.

Así que debemos tener en cuenta qué tipo de porteo queremos practicar, para asegurarnos que el portabebés elegido se adapta a nuestras necesidades reales.

Es importante tener claro si no nos importa aprender diferentes tipos de nudos y posturas o si preferimos algo más rápido y automático, y esto es un condicionante, pues si bien un fular es un portabebés muy versátil por sus múltiples anudados, si no te aclaras con los nudos puede que no te animes a usarlo y acabes desistiendo de portear y entonces pienses que hubieras preferido un portabebés de uso más sencillo. Aunque animamos a no tener miedo a realizar nudos, pues es mucho más sencillo de lo que parece y, como todo, es cuestión de práctica.

Así que debemos pensar si estamos dispuestos a hacer nudos o preferimos un sistema de cierre y ajuste más sencillo o automático.

Hay portabebés ligeros, con tejidos frescos y livianos, y los hay de telas más gruesas o que precisan de varias capas de tela para dar el soporte necesario al peque, y ya sabemos que no hace el mismo calor ni el mismo frío durante todo el año ni en todos los lugares (no es lo mismo vivir en Bilbao que en Sevilla). En invierno realmente es más sencillo porque basta con abrigarnos por fuera, de hecho existen muchs complementos para ello como pueden ser cobertores, calentadores, abrigos y túnicas de porteo, y siempre nos quedan los apaños caseros de poner una mantita o un forro polar entre el portabebés y el exterior; en verano es una época más delicada sobre todo en zonas calurosas, por lo que hay que elegir un portabebés fresco y transpirable, que mantenga el confort del peque y no le haga sudar en exceso o se sienta axifisado. Esto es realmente importante enlos bebés, ya que todavía no regulan bien la temperatura y el exceso de calor puede ser perjudicial para su salud.

Así que debemos valorar el clima de la zona en la que residimos y la época del año en la que portearemos, sobre todo si se trata de bebés pequeñines.

¿Qué hacemos con los accesorios y complementos?

Hoy en día los portabebés siguen unos rigurosos controles de seguridad y calidad en su elaboración y el hecho de que sean “ergonómicos” es una garantía total de ello, por lo que a la hora de elegir el nuestro no debemos preocuparnos tanto por este aspecto, digamos que lo podemos dar por hecho. Sin embargo, dada la variedad de modelos y marcas y la competencia entre ellas, para diferenciarse unas de las otras se apuesta por ofrecer extras, como pueden ser los accesorios o los diseños originales al margen de los modelos simples y de colores lisos.

En cuestión de diseños originales la cosa es muy sencilla,se trata de gustos y es algo muy personal en lo que no caben las recomendaciones.

En lo que se refiere a los accesorios, hay una gran variedad; bolsillos, monederos, capuchas, estribos, reductores, extensores, bolsas de transporte, por poner un ejemplo. Si bien es estupendo que se nos ofrezcan este tipo de extras que marcan la diferencia, no deben ser una condición sine qua non, pues siempre debe primar por encima de todo que garantice la seguridad en el porteo y la comodidad tanto para el porteador como para el peque (no por la calidad, que está garantizada, sino porque no sea el recomendable para la edad/peso de nuestro peque). Así que si el portabebés que has elegido cumple tus necesidades y las del peque a portear y además incorpora un bolsillo para guardar las llaves y el móvil, genial; pero si lo que te gusta del portabebés es que trae un monedero muy apañado pero no es el idoneo para llevar a tu peque en ese momento, estarás tomando la decisión menos adecuada a las necesidades reales de tu peque. Los accesorios complementan, pero lo fundamental es el portabebés en sí, y es sobre lo que debemos centrar nuestra decisión.

Una vez tengas claros estos factores a tener en cuenta, la tarea de elegir el portabebés adecuado será mucho más sencilla.

Ya se qué tipo de portabebés quiero, ¿cuál elijo dentro de las marcas y modelos que hay?

Una vez realizada la elección del tipo de portabebés que más se ajusta a nuestras necesidades es muy socorrido que nos aconsejen un modelo en concreto, la pregunta del millón podría ser ¿cuál es el mejor?”. Pues depende, fundamentalmente si tienes oportunidad de verlos- probarlos en directo, de ser así te haces una idea más aproximada de lo que se puede acercar más a tus preferencias.

Si no lo tienes claro, no puedes probarlo directamente o nunca lo has visto, la decisión más sencilla: elige el que más te gusta. Si pides que te aconsejen uno en concreto ya entramos en gustos y consideraciones personales, y para gustos hay colores; puede que lo que más le gusta o mejor le va a la persona que te asesora no coincida con tus gustos o necesidades, así que, ante la duda déjate llevar por tu gusto.

 

Esperemos que estos prácticos consejos os sean de utilidad, en Brazos y Abrazos estaremos siempre encantadas de ayudaros y asesoraros en todas vuestras dudas.

*Este artículo es propiedad de Brazos y Abrazos. No está permitido reproducir o copiar total o parcialmente el contenido de este texto salvo autorización expresa del autor. Si te interesa el artículo puedes compartir el enlace, referenciando siempre su origen y autoría original.

2 Responses to ¿Cómo elegir el portabebés adecuado?

  1. lola - Responder

    27/05/2013 at 6:57 pm

    Hola,
    estoy esperando a mi bebé para agosto y vivo en la costa del sol, acabo de leer la entrada sobre elegir el portabebe mas adecuado y me queda claro que quiero un tejido altamente transpirable y un portabebes que me valga desde el nacimiento hasta un poco mas del año si se pudiere.

    no se si es mejor la opcion de mochila , porque le valdra durante mas tiempo

    podeís aconsejarme?

    • Brazos y Abrazos - Responder

      03/06/2013 at 7:44 pm

      Por supuesto, si quieres puedes escribirme directamente al correo electrónico consultas@brazosyabrazos.es ya que a través de correo es mucha más fácil la comunicación entre nosotros. De todas maneras, así por encima podría decirte que para tu zona podría recomendarte:
      - Fular Elástico Aldoria Bambú Soft, 100% bambú,la fibra más fresca y transpirable del mercado, fino y suave, ideal para portar desde el nacimiento hasta el año de vida aproximadamente.
      - Fular Semielástico MamEco: fular confeccionado en 60% cáñamo y 40% algodón, fresco, traspirable y con un excelente soporte, para portear desde el nacimiento hasta los 18 meses aproximadamente.
      - Fular Tejido Lennylamb Bambú: confeccionado en sarga cruzada 40% bambú y 60% algodón, muy fresco, suave, con un excelente soporteo, para usar desde el nacimiento hasta el final del porteo.
      - Mochila Emeibaby: mochila con cuerpo de fular, se adapta perfectamente al bebé desde su nacimiento y crece con él, por lo que es muy versátil. Fresca y transpirable, se puede usar hasta el final del porteo, aúna la versatilidad del fular y la practicidad de la mochila ergonómica.

Dejar un comentario