El buen uso de los portabebés ergonómicos

Son muchas las ocasiones en las que explicamos lo importante que es usar un portabebés ergonómico a la hora de portear a nuestro bebé. Pero hacernos con un portabebés ergonómico no es suficiente, hay que saber usarlo y usarlo con responsabilidad, pues un mal uso de éstos también puede llevarnos a portear con incomodidad e inseguridad, algo que nunca se debe producir.

Es importante saber usar el portabebés ergonómico correctamente y, si es la primera vez, las opciones para aprender a hacerlo son variadas:

  • -Leer detenidamente las instrucciones de uso y practicar antes de probarlo con nuestro bebé: es lo mínimo que se debe hacer, te ahorrarás hacerte un lío con la tela, anillas, tirantes o trabillas y evitarás hacer daño a tu bebé o a ti mismo o correr el riesgo de que el bebé sufra una caída si te lo colocas de manera incorrecta.
  • -Buscar información en páginas sobre porteo especializadas (blogs, foros, redes sociales, youtube y etc..): afortunadamente la red es una fuente inagotable de recursos, y en este tema no podía ser menos. Visitar sitios especializados, lugares donde participe porteadores con experiencia y, a ser posible, con formación.
  • -Consultar con una asesora o instructora de porteo: son personas con experiencia y formación específica y vía email, telefónica o a ser posible presencialmente, puedes transmitirle tus dudas o errores para ayudarte a empezar a usarlo o corregir fallos.
  • -Acudir a un taller específico: sin duda es lo más recomendable, pues no sólo podrás ver directamente y paso a paso su colocación sino que podrás hacerlo tú mismo mientras la instructora te observa y así corregir errores sobre la marcha.

¿Por qué no basta con llevar un portabebés ergonómico?

Porque si no va anudado, ajustado o colocado correctamente hará el mismo servicio que un portabebés convencional, con el riesgo no solo de que el bebé y el porteador vayan incómodos o se puedan hacer daño, sino de que el bebé pueda sufrir una caída.

No es extraño ver a una mamá con su bebé en una bandolera sin ajustar lo suficiente, que se tiene que ayudar de sus brazos para que éste no se caiga. En este caso, llevar una bandolera y no llevarla es lo mismo, ya que no es la bandolera quien sujeta al bebé sino los brazos de la mamá, por lo que la bandolera cumple la función de un arrullo, o es un simple adorno.

Tampoco es extraño ver a un bebé porteado en un fular -tejido o elástico- que no está correctamente ajustado, por lo que no solo su postura no es cómoda -incluso al no ir ajustado en lugar de la recomendada posición de ranita puede ir colgado igual que en una mochila convencional- sino que no es segura, ya que al no ir ajustado y pegado a su porteador la tela no ofrece el soporte necesario pudiendo deslizarse entre ella, golpearse contra algún lugar a causa del movimiento o caerse al suelo.

Y por desgracia, tampoco es extraño ver a un bebé portado en un fular en la posición “de cara al mundo”, totalmente desaconsejada tanto por la postura adquirida, que es totalmente contraria a la postura fisiológicamente natural del bebé, como por la exposición sin límites ni control a todo tipo de estímulos para los que el cerebro del bebé posiblemente aún no esté preparado para recibir.

Un claro ejemplo de un fular mal colocado y de cómo NO se debe portear jamás

Un claro ejemplo de un fular mal colocado y de cómo NO se debe portear jamás

Para evitar este tipo de fallos a la hora de usar un portabebés ergonómico debemos tener en cuenta:

- Que está bien ajustado: la tela no debe estar suelta ni holgada sino firme, asegurando bien el soporte del bebé y que éste vaya pegado al cuerpo del porteador.
- Que no se formen dobleces, arrugas ni giros en la tela: ésto podría dañar al porteador, ya que no se repartiría correctamente el peso y podría cargar determinados puntos de su espalda; además, las arrugas o dobleces pueden ceder durante el porteo haciendo que el nudo se afloje, revirtiendo en que el bebé vaya incómodo e inseguro.
- Que la postura del bebé sea correcta:

  • Siempre mirando hacia el porteador, vaya delante, a la cadera o a la espalda.
  • Que pueda reposar la cabeza para descansar o dormir cómodamente.
  • Que sus vías respiratorias estén completamente despejadas, con la cabecita ladeada para que su boca y nariz estén libres (evitar por el contrario que su cara quede oculta en nuestro pecho o por el portabebés), y su barbilla separada de su pecho.
  • Que su espalda mantenga su postura natural y vaya sentado sobre su culete, en posición ranita, con las piernas abiertas y flexionadas haciendo que sus rodillas se eleven a la altura de su ombligo aproximadamente, de tal manera que sus piernas con el culete formen una M.
  • Si va erguido-sentado (no en posición cuna), debe ir centrado y equilibrado. La zona de asiento del portabebés debe ocupar de corva a corva, nunca debe ir una pierna más libre que la otra ni verse al bebé  desnivelado o colgado hacia un lado más que hacia el otro.
  • Las piernas siempre deben ir por fuera: el puente, la zona de asiento del bebé debe estar entre las piernas de corva a corva, a una anchura proporcional a la distancia entre sus hombros, de tal manera que éstas queden abiertas, formando la posición ranita. Si fuera al contrario el bebé iría encogido, obligándole a flexionar las piernas contra su abdomen, limitando su movilidad y serían éstas y no su culete las que soportarían todo su peso corporal. El bebé puede ir cubierto para abrigarse una vez colocado correctamente en el portabebés, pero la primera capa tela nunca debe cubrir sus piernas, salvo que vaya en la posición cuna.

- Que el bebé no quede oculto dentro portabebés: un portabebés ergonómico no es un bolso o saco de transporte, por lo que el bebé no debe ir completamente metido dentro de él. Su cabeza y piernas deben estar siempre fuera del portabebés, por seguridad y porque ello garantiza su correcta postura (ya que si el bebé va totalmente dentro del portabebés es muy difícil verificar si la postura es adecuada y garantizar su seguridad). Si es un bebé muy pequeñito que no sujeta la cabeza, podemos usar la tela del portabebés como soporte envolvente para su cabeza pero dejando siempre la cara libre para que pueda respirar. Un bebé acostado dentro de un portabebés puede adoptar con facilidad la postura que le obliga a acercar la barbilla al pecho, lo que resulta muy peligroso ya que al bloquar sus vías respiratorias el riesgo de sofocamiento/asfixia es muy alto.

Qué nos indica que el portabebés no está siendo usado correctamente

Hay varios indicios que nos “chivan” si un portabebés está siendo usado correctameten o no y nos hará detectar fallos a tiempo si estamos atentos y los tenemos en cuenta.

  • - Dolor o incomodidad: un portabebés ergonómico no debe causar dolor, si al colocarnos nuestro portabebés nos duele alguna parte en concreto o nos carga más una zona que otra, es un claro indicativo de que algo no hemos hecho bien. En ese caso habrá que revisar, con ayuda de otra persona que sepa del tema, o bien mirándonos a un espejo, que el anudado o la colocación es la correcta.
  • - Llanto del bebé: si el bebé llora de manera constante y sin consuelo al llevarlo en un portabebés ergonómico, probablemente vaya incómodo o esté sufriendo daño en alguna parte de su cuerpo a causa de una mala colocación del portabebés o de la postura adquirida en él.
  • - Tela doblada, arrugada, o mezclado el derecho con el revés: eso nos indicará que en algún momento hemos realizado mal el anudado y, por lo tanto, debemos rehacerlo para corregirlo. Si no tenemos suficiente experiencia y práctica, es mejor deshacerlo completamente y volver a hacerlo desde el principio.
  • - Bebé separado del porteador: no debe haber distancia entre el cuerpo del porteador y del bebé, eso indicará que el portabebés no está correctamente ajustado.
  • - Cara el bebé oculta contra nuestro pecho o por la tela del portabebés: siempre debemos ver la cara del bebé, es la mejor manera de asegurarnos que tiene libre acceso al aire y respira correctamente. Además, la postura debe favorecer que su barbilla no esté contra su pecho, ya que así se bloquean sus vías respiratorias.
  • - Piernas del bebé ocultas, demasiado separadas o desniveladas: si las piernas del bebé han quedado ocultas por la primera capa de tela o por el cuerpo del portabebés es que no hemos realizado bien el anudado -en caso de fular o bandolera-, o hemos colocado mal a nuestro bebé en él -en caso de un portabebés preformado-; si usamos una mochila ergonómica o un meitai y las piernas del bebé han quedado demasiado separadas,  será un claro indicativo de que el portabebés no es apto para su tiempo y/o desarrollo. Si las piernas quedan desniveladas o da la sensación de que una cuelga más que otra, es evidente que el bebé no está correctamente sentado en el portabebés.

 

mirasorvinobebe
En esta imagen la actriz Mira Sorvino usa una mochila ergonómica que no solo lleva sin ajustar correctamente sino que su bebé no está sentado como debe. La postura además de incómoda es peligrosa ya que el bebé corre el riesgo de sufrir una caída.

 

 

¿Cómo evitar que esto nos ocurra?

En ocasiones, hasta los más expertos porteadores pueden cometer un fallo a la hora de colocarse el portabebés, por prisa, distracción o descuido, pero la misma experiencia debe hacerles captar que algo no va bien. Por ello es recomendable que, a la hora de colocarte tu portabebés ergonómico, te tomes tu tiempo para ello y estés pendiente de lo que haces, pues así el margen de error será menor.Hablar mientras nos lo colocamos, estar pendiente a otra cosa o hacerlo corriendo puede hacernos errar sin darnos cuenta.

Si estás aprendiendo a usar tu portabebés:

- Las primeras veces es buena idea que lo hagas frente a un espejo, para ir viendo tus movimientos paso por paso y así evitar cometer errores o detectarlos y corregirlos al momento.

- Hazlo solo/a y sin ayuda de otra persona. Si te acostumbras desde un primer momento a ponerte tu portabebés dependiendo de otra persona que te ayude y te corrija los fallos sin tú verlos, no solo será más probable que cuando intentes ponértelo por tu cuenta los cometas sin detectarlos, sino que probablemente no serás capaz de ponértelo sin esa otra persona.

- Si detectas que algo no está bien, empieza de nuevo desde el principio. Mejor deshacer el anudado, ajuste o colocación y hacerlo de nuevo que arriesgarte a hacerte daño, que se haga daño el bebé o sufrir algún tipo de accidente. Así además aprenderás a hacerlo mejor.

Y por favor, si vas a realizar una actividad de riesgo, deja a tu bebé en un lugar seguro, pues ni aunque vaya en un portabebés ergonómico es aconsejable realizar actividades que puedan poner en peligro la vida de tu bebé.

Gisele Bundchen es de las pocas famosas a las que vemos portear con una mochila ergonómica. Pero hacerlo para practicar una actividad de riesgo es un peligro para el bebé, aún llevando un portabebés ergonómico.
Gisele Bundchen es de las pocas famosas a las que vemos portear con una mochila ergonómica. Pero hacerlo para practicar una actividad de riesgo como montar en quad es un peligro para el bebé, aún llevando un portabebés ergonómico.

Los portabebés ergonómicos implican portear con seguridad y comodidad, y lo más importante, con responsabilidad. Haz un uso responsable de tu portabebés.

*Este artículo es propiedad de Brazos y Abrazos. No está permitido reproducir o copiar total o parcialmente el contenido de este texto salvo autorización expresa del autor. Si te interesa el artículo puedes compartir el enlace, referenciando siempre su origen y autoría original.

 

3 Responses to El buen uso de los portabebés ergonómicos

  1. Bego - Responder

    20/03/2013 at 11:37 pm

    ay ay ay pobre bebés… :(

  2. Lou - Responder

    22/03/2013 at 12:38 pm

    Desde luego, lo difícil que hace la gente una cosas tan fácil…

  3. Angeles - Responder

    03/05/2013 at 9:36 am

    Buenos dias, estoy pensando en portear con mi bebe de 11 meses con un mochila ergonomica, mi duda,es que soy bastante grande (alta y gordita) y me da la sensacion de que le van a quedar al peque las piernas muy separadas. No se si a lo mejor no es indicado portear por eso. Gracias

Dejar un comentario