10 razones para portear a tus hijos

Los portabebés ergonómicos nos ayudan en nuestra vida diaria, facilitando los desplazamientos y dejándonos las manos libres, pero, además, nos aportan muchos beneficios. Os enumeramos algunos de ellos:

1.- Los bebés humanos nacen muy inmaduros y por ello tienen una necesidad fisiológica de ser llevados en brazos. Portearles garantiza, entre otras cosas, que mantengan una temperatura corporal adecuada, les permite descansar mejor y por más tiempo, etc. El método canguro, también llamado piel con piel, es ideal para recién nacidos y bebés prematuros, pues les proporciona un ambiente lo más parecido posible al útero materno, disminuyendo sus niveles de estrés, sincronizando su ritmo respiratorio con el de su madre, estabilizando el latido de su corazón…

2.- El niño tendrá justo el grado de estimulación que necesita, pues podrá ver el mundo junto a ti cuando así lo desee, reposar la cabeza en tu pecho o dormirse, así como refugiarse si se asusta o se encuentra cansado.

3.- Llevar al bebé siempre junto a tí facilita la instauración y el mantenimiento de la lactancia materna a demanda.

4.- Los bebés que son porteados lloran menos. Los efectos del porteo son realmente mágicos: pocos pueden resistir más de cinco minutos con el calorcito y suave vaivén de su madre sin dormirse. El uso de portabebés ergonómicos es fantástico para aliviar los cólicos o cualquier otro motivo por el que estén irritables. Estudios indican que los niños que son porteados durante el día tienden a llorar menos a última hora de la tarde.

Fular Didymos Sarga Cruzada modelo Jack

5.- En mamás con varios hijos, portear a uno de ellos ayuda a seguir atendiendo al otro sin descuidar a ninguno de ellos.

6.- Al llevar las manos libres, las tareas cotidianas son más fáciles de realizar.

7.- Se eliminan las barreras arquitectónicas, ya no tenemos el impedimento del carro para acceder a ciertos sitios, por ejemplo, donde hay escaleras.

8.- Llevar a un niño en brazos pueden llegar a cargar mucho los brazos, hombros o espalda. Los portabebés reparten el peso de manera equilibrada, no cargan la espalda, liberan los brazos y resultan ergonómicos tanto para el porteador como para el niño, ¡se acabaron los dolores de espalda y las agujetas en los brazos!.

9.- En la época en que los niños quieren ir andando pero pronto se cansan, podemos salir de casa con un portabebé en el bolso, fácil de quitar y poner, por ejemplo, una bandolera o una mochila, de modo que cuando quieran ir aúpa no tendremos más que ponérnoslo.

10.- Escuchar lo que dice tu hijo. Por razones de altura, con el ruido de la calle muchas veces es complicado escuchar lo que dicen. Llevándolo junto a ti, a tu mismo nivel, podréis mantener una comunicación sin interferencias y el niño conocerá el mundo a tu altura y de tu mano.

 

Si estas 10 razones no te parecen suficientes, quédate con la más importante: disfrutar del maravilloso placer de llevar a tu bebé bien cerquita de ti.

*Este artículo es propiedad de Brazos y Abrazos. No está permitido reproducir o copiar total o parcialmente el contenido de este texto salvo autorización expresa del autor. Si te interesa el artículo puedes compartir el enlace, referenciando siempre su origen y autoría original.

Dejar un comentario